Doraemon

Doraemon es probablemente una de las mejores herencias que nos ha podido llegar del país nipón. Fue creado entre 1969 y 1970 por Fujimoto Hiroshi y Motoo Abiko y trata sobre un gato robot cósmico que viene del futuro para ayudar a Nobita (uno de los personajes principales) con los inventos que saca de un bolsillo mágico. El nombre de Doraemon proviene de la unión del nombre de unos pasteles típicos japoneses, los dorayakis (los pasteles favortiros de Doraemon en la serie) junto con el sufijo -emon. En un primer momento las historias de este gato cósmico solo era posible leerlas a través de cómics, no fue hasta 1973 que el personaje dió el salto a la pequeña pantalla.

Finales

Existen diversas teorías sobre el final de esta mítica serie, pero la realidad es que estas leyendas urbanas se nutren todas del hecho de que no existe un capítulo final oficial de Doraemon. El motivo es bien sencillo, Motoo Abiko murió antes de que se decidiese un final para la serie, con lo que las personas involucradas en ella en ese momento optaron por no darle nunca un final a la serie. Con lo cual siguieron realizando capítulos y más capítulos sin hacer nunca un capítulo final. Esta es la “versión oficial”. Desde mi punto de vista, el hecho de que una serie como Doraemon no tenga un final cerrado es puramente por una cuestión de márqueting, se sigue explotando al personaje por activa y por pasiva. El fallecimiento de uno de los creadores posiblemente solo haya sido una excusa perfecta para cierta justificación.

Sin embargo, el cómic no es exactamente como la adaptación televisiva, y éste si que tiene un final (de hecho tiene tres):

  • En el número de marzo de 1971 de la revista Shogaku 4-nensei(*) se publicó un primer final de Doraemon en el que el gato explicaba que los viajeros del futuro como él estaban causando muchos problemas, ya que estaban modificando el tiempo y todo eso, así que los viajes en el tiempo estaban siendo eliminados, por lo que él debía volver al futuro. Doraemon se despide de Nobita y vuelve al futuro.

(*) esto se traduciría a algo así como “estudiantes de 4º curso de enseñanza primaria”

  • En el número de marzo de 1972 de la revista Shogaku 4-nensei (sí, la misma de antes, era la revista en la que se publicaban las aventuras de Doraemon), Doraemon tiene que volver al futuro, pero sabe que Nobita no le dejará ir. Así que se inventa que tiene un problema mecánico y que tiene que volver al futuro para repararlo, de este modo Nobita lo dejará marchar. Nobita pica el anzuelo y le promete que esperará por él hasta que esté bien. Doraemon comprende que Nobita está ya preparado para separarse de él definitivamente, así que le cuenta la verdad (además, que eso de mentir está muy feo en un gato cósmico) y Nobita lo comprende y lo acepta. Así Doraemon vuelve al futuro y se separa para siempre de Nobita.

Estos 2 finales se crearon porque en cierta forma se entendía que los niños iban creciendo, y que no podían dejar a sus personajes más queridos atrás sin darles un final adecuado.

  • El tercer final apareció al año siguiente en la misma revista (marzo de 1973). Se supone que este capítulo final planeado por los creadores de Nobita y Doraemon estaba pensado para ser el final de la serie de TV, ya que por entonces sus creadores estaban demasiado ocupados con otras creaciones y los ratings televisivos tampoco eran excesivamente buenos. Sin embargo, finalmente Doraemon volvió en el siguiente número de la revista.
    En este último episodio, Nobita regresa a casa llorando como siempre porque Gigante le ha pegado. Doraemon le explica que tiene que volver al futuro. Nobita intenta que Doraemon se quede a su lado, pero tras hablarlo con el gato y con sus padres, por fin deja a un lado sus caprichos y acepta la marcha de su amigo. Ambos dan un último paseo por el parque. En un momento dado, Nobita está sólo y se vuelve a encontrar con Gigante. Se vuelve a pelear con él, pero Nobita esta vez no se achanta fácilmente, lucha y lucha contra gigante, porque sabe que es lo que Doraemon querría que hiciese. Finalmente, Gigante le deja ganar la pelea pero Nobita queda hecho una piltrafa. Doraemon lo recoge y lo lleva a casa. Una vez en casa, Nobita duerme tranquilamente cuando Doraemon, tras pensárselo un poco, vuelve al futuro y lo deja descansar tranquilamente.

Películas

Sería impensable considerar que un éxito tan rotundo en el mundo de la animación no tengo su adaptación cinematográfica (aunque a mi manera de verlo es simplemente una cuestión de sacar más dinero). Las primeras adaptaciones se hicieron en la década de los 80 y aunque el nivel de producción era muy frenético (casi a año por película) el público japonés (en aquellos tiempo todavía algunas no se distribuían en España) dio una buena respuesta en taquilla. Sin embargo, a partir de la década de los 90, cuando la serie ya empezó a tener una cabida importante en las televisiones de muchos otros países el nivel de producción empezó a ser frenético y se llegó a tener desde 1990 a 2013 más de 23 películas sobre el personaje.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s